Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

Uniformar a los niños cuesta un ojo de la cara

jueves 07/07/2016
1:02 AM
  • Paola Cordero/ Foto: Eleanis Andrade

  • @versionfinal

  • Archivo

Se aproxima el inicio del nuevo año escolar y con él la preocupación de los padres por la gran inversión que deben realizar en uniformes y útiles para dotar a sus niños, además de la inscripción y mensualidad en los planteles.

“He tratado de buscar la economía, pero los precios están completamente elevados en comparación con el año anterior”. Como madre soltera, Desiré Delgado asegura que vive una situación sumamente difícil, con dos niñas en casa que debe enviar al colegio. La preocupada progenitora se lamenta, ya que según ella “no solo son los uniformes, sino también las listas escolares, los morrales y hasta la comida que debemos comprar para enviarles a los niños el desayuno o merienda. Un par de zapatos que el año pasado me costó 5 mil bolívares ahorita los vi en 15 mil”.

Durante un recorrido por algunos locales comerciales de la ciudad el equipo de Versión Final constató los precios estimados de la ropa escolar. Las chemises oscilan entre lo 3 mil 500 y 7 mil, según la calidad de la tela. Los pantalones y faldas cuestan entre 4 mil y 7 mil dependiendo las tallas y también su calidad. En el caso de los zapatos la inversión golpea con fuerza y es que un calzado de calidad podría costar entre 15 mil y 20 mil bolívares.

En la mayoría de los casos la inversión se multiplica dependiendo el número de hijos por familia. Para el año pasado los representantes podían adquirir hasta dos juegos de uniforme por niño, pero esta temporada ese es un lujo que pocos se podrán permitir.

El año pasado para estas fechas no se podía pasar por aquí, la gente venía a comprar los uniformes y se llevaban varias mudas, ahora sólo se escucha que comprarán una prenda de cada una y conforme pase el año escolar verán si les hace falta reponerla”, aseguró Zenit Martínez, comerciante del conocido “Callejón de los Pobres” de Maracaibo.

Para los vendedores tampoco es completamente rentable el negocio, por lo que se cohíben de vender ciertas piezas de ropa como abrigos o shorts,  porque la gente ahora no los compra. “Compran los más indispensable, La chemise, el pantalón y los zapatos”, relató Martínez.

Reciclar también aplica

“Los padres tendremos que optar por comprar solo una muda de ropa y alternarlos con los mismos uniformes del año pasado si es que no están muy deteriorados y si todavía les quedan porque los niños crecen muy rápido”, comentó Luis Pérez, padre de un pequeño de 7 años.

Durante la temporada de graduaciones que ya prácticamente está culminando, las ventas de uniformes también fue mínima, según Yakelin Martínez, vendedora. “Esa pretemporada ni la vimos pasar. Es que los precios aumentaron el triple en comparación con año pasado. La gente con un sueldo mínimo no adquiere ni siquiera un par de zapatos para sus chamos y dicen que especulamos, pero nosotros solo nos ajustamos a los precios que nos traen la mercancía”

Matrículas se disparan

Los ajustes en las inscripciones y mensualidades también son un tema preocupante. Las instituciones privadas se han visto en la necesidad de incrementar sus costos desde un 60 % en adelante, para cubrir la nómina de docentes, directivos y obreros. “En lo que va de año hemos ajustado dos veces, porque debemos equiparar con los aumentos decretados por el Gobierno nacional”, afirmó Jesús Flores, director de la Unidad Educativa José Gregorio Hernández.

Desde 5 mil y 7 mil bolívares en adelante cancelan los representantes en los colegios. La zona en la que se ubica el plantel influye en los precios de la matrícula. Los del norte son mucho más costosos, mientras que los de otras zonas manejan precios más accesibles. “Los representantes se quejan pero saben que la situación nos afecta a todos. Cancelan porque la educación de sus hijos es lo primordial y realmente hacen el esfuerzo”, apuntó Flores.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE