Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

En Santa Rosa de Tierra las balas caen dentro de las casas

viernes 07/10/2016
11:39 AM

El miércoles hirieron a dos hombres en un atraco. Desde el domingo están sin electricidad después de la explosión de un transformador. Piden presencia policial de manera urgente.

Dirigiéndose a Milagro Norte, al lado de residencias Bayona II queda la comunidad Santa Rosa de Tierra. Adyacente, unas 113 familias conforman el sector Nuevo Amanecer y más atrás queda Venezuela Bicentenaria.

El camino para ir hasta ellas es de arena. Un callejón que destina a poblaciones con casi 15 años de fundadas. No hay agua. Solo en las primeras viviendas llega el vital líquido y de allí los vecinos le suministran a unas 16 familias, con una bomba que compraron con sus propios recursos siendo ese uno de tantos problemas que presentan las comunidades.

Tampoco hay red de cloacas aunque existen las tuberías. Hasta ahora deben lidiar con el mantenimiento del pozo séptico.

Ayer, protestaron. Lo hicieron desesperados por la falta de alumbrado público y la inseguridad. El domingo se explotó un transformador que tiene a cuatro casas en penumbras y de la misma manera está el callejón.

Édgar González reside en Nuevo Amanecer junto a su hija de 12 años. Él, paradójicamente, trabaja en Corpoelec y la oscuridad de las 6:00 de la mañana en complicidad con la falta de alumbrado le dieron el escenario perfecto a los antisociales de la zona para darle un disparo en la pierna izquierda, encima del tobillo.

“Eran las 6:00 de la mañana cuando salí y los malandros me dijeron que les diera el celular. Ellos creían que era policía por el carné y me hicieron que lo alumbrara con el mismo teléfono. Luego unas señoras empezaron a gritar y uno de los hombres me dio el tiro”, contó.

Asimismo, dos de los vecinos salieron a defender a Édgar y el sujeto volvió a activar el arma dejando herido a David Méndez a quien la bala le entró por el cuello. Ambos fueron trasladados al Hospital Adolfo Pons y están fuera de peligro.

No es primera vez

La policía no pasa por el lugar. Con ese motivo también cerraron en plena vía de Milagro Norte, frente a las residencias.

Mérida Castellanos también es de Nuevo Amanecer, hace un año le mataron a un hijo dentro de su casa por resistirse al robo de un carro y el miércoles una de las balas que iban directo a la humanidad de David o Édgar le cayeron dentro de su casa. “Casi me matan”, dijo.

Solo quieren que exista una lucha sincera contra la inseguridad. Con eficiencia. Que al discar el número de los cuadrantes conteste algún funcionario ofreciendo soluciones a sus emergencias.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE