Rector Palencia: Presupuesto de LUZ apenas está asegurado hasta marzo

ARCHIVO LUZ

Jorge Palencia, rector de La Universidad del Zulia (LUZ), emitió este martes un comunicado en el que explica la difícil situación económica que enfrenta actualmente la máxima casa de estudios del estado Zulia.

“Como nunca antes en su historia contemporánea, la Universidad del Zulia enfrenta una grave situación financiera. Con el mes de febrero ya se ha agotado el presupuesto para el pago del personal activo, los pensionados y jubilados”.

Palencia  afirma que aún cuando desconoce el cronograma oficial de entrega de recursos por parte del Estado, la universidad hará “su máximo esfuerzo para cumplir con el pago de las quincenas de los trabajadores administrativos y obreros y el mes del personal docente antes de Semana Santa”.

Entre otros puntos, el rector enfatiza que el presupuesto de LUZ solo está garantizado hasta marzo y que hasta la fecha no han recibido los recursos financieros de enero y febrero y de seguir así, las medidas a tomar por las autoridades rectorales afectarán directamente a profesores, personal obrero, administrativo y estudiantes.

“Solo se ha entregado a LUZ lo correspondiente a gastos de personal y providencias estudiantiles de los 2 primeros meses de 2016. El presupuesto de funcionamiento apenas está asegurado hasta marzo, pero hasta ahora la universidad no ha recibido los recursos de enero y febrero, lo cual en breve lapso hará imposible que continúen sus actividades las facultades y los núcleos, amenazando todas las actividades docentes, de investigación y extensión de LUZ”.

El comunicado detalla la cantidad de dinero requerido por la Universidad al Gobierno nacional y la cantidad real percibida, además añade que al deficit financiero de suma la crisis económica que atraviesa el país.

“Para este año, la Universidad del Zulia solicitó Bs. 15.672.607.785 y la asignación que hizo el Gobierno nacional apenas llega a Bs. 3.720.179.220. Se trata de un déficit presupuestario de 76 %. Sumado a ello, nuestra institución debe encarar las difíciles condiciones económicas del país, causadas principalmente por la creciente inflación y el agravamiento de la escasez de los bienes y servicios fundamentales para garantizar el funcionamiento académico y administrativo de la universidad”.

Aquí el comunicado completo:

A toda la comunidad universitaria

Como nunca antes en su historia contemporánea, la Universidad del Zulia enfrenta una grave situación financiera. Con el mes de febrero ya se ha agotado el presupuesto para el pago del personal activo, los pensionados y jubilados.

Aun sin certezas sobre el cronograma oficial de desembolsos de los recursos, la universidad tendrá que hacer su máximo esfuerzo para cumplir con el pago de las quincenas de los trabajadores administrativos y obreros y el mes del personal docente, antes de la semana santa.

Pero la academia es, sin embargo, la que más sufre esta altísima restricción de la capacidad de sostenimiento financiero de la universidad, debido a la circunstancia inédita e irregular causada por la decisión del gobierno de fraccionar los dozavos. Solo se ha entregado a LUZ lo correspondiente a gastos de personal y providencias estudiantiles de los 2 primeros meses de 2016. El presupuesto de funcionamiento apenas está asegurado hasta marzo, pero hasta ahora la universidad no ha recibido los recursos de enero y febrero, lo cual en breve lapso hará imposible que continúen sus actividades las facultades y los núcleos, amenazando todas las actividades docentes, de investigación y extensión de LUZ.

Para este año, la Universidad del Zulia solicitó Bs. 15.672.607.785 y la asignación que hizo el Gobierno nacional apenas llega a Bs. 3.720.179.220. Se trata de un déficit presupuestario de 76 %. Sumado a ello, nuestra institución debe encarar las difíciles condiciones económicas del país, causadas principalmente por la creciente inflación y el agravamiento de la escasez de los bienes y servicios fundamentales para garantizar el funcionamiento académico y administrativo de la universidad. Asimismo, pesan sobre el sector de la educación superior las distorsiones en las escalas salariales de los trabajadores universitarios, derivadas de los últimos decretos de aumento del salario mínimo nacional. El reciente incremento del bono de alimentación y la actualización del valor nominal de la unidad tributaria inciden también en la presión financiera sobre la universidad.

El compromiso de pago de los 22 días de antigüedad del personal no podrá ser honrado antes del próximo 30 de marzo, si el Ejecutivo nacional no envía oportunamente los recursos previstos en el presupuesto.

Por vía ordinaria el presupuesto de LUZ prácticamente se agotó y ni siquiera ha transcurrido completo el primer trimestre del año. A la universidad le preocupa la incertidumbre existente sobre la eventual asignación de recursos vía créditos adicionales, especialmente por la proximidad del agotamiento de nuestra capacidad financiera para honrar sueldos y salarios del personal. Sin recibir las partidas del presupuesto para el funcionamiento de la academia, se le está asestando un duro golpe a los programas y actividades en el pregrado y en la investigación científica.

Antes de que esta calamidad detenga la vida universitaria y genere conflictos laborales, el gobierno central debe agilizar la ejecución del presupuesto y asegurar vías extraordinarias de financiamiento de las universidades. LUZ exhorta al presidente de la República, al ministro del Poder Popular para Educación Universitaria y a la Oficina de Planificación del Sector Universitario a que tomen muy en serio el grave riesgo de un colapso de la educación superior pública y autónoma, la única apuesta real que tenemos los venezolanos para superar la crisis nacional de hoy y asegurarnos un futuro de estabilidad y progreso.

Dr. Jorge Palencia Piña
Rector

Maracaibo, 1 de marzo de 2016