Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

Pescadores en El Bajo pierden el sustento familiar

lunes 06/06/2016
4:43 AM
  • Carmen Salazar/ Foto: Humberto Matheus

  • @versionfinal

  • Archivo

Para Juan Áñez “descurtirse” el petróleo diariamente se ha vuelto una calamidad; su piel luce tostada y reseca de tanta gasolina que debe deslizar por su cuerpo, para deslastrarse del crudo. Este joven pescador está dejando su dermis en las aguas del Lago de Maracaibo, producto de los constantes derrames.

La indolencia pareciera inmutar a los organismos responsables, en este caso Petróleos de Venezuela (Pdvsa), quien conoce de la problemática y hasta la fecha no han accionado los mecanismos para la limpieza y saneamiento de unos nueve kilómetros de costa afectadas en las playas de San Francisco.

Los pescadores de los sectores San Benito y San Miguel, así como otros distribuidos en unas 20 playas del sector El Bajo, se sienten abandonados y a la buena de Dios. Las pérdidas son innumerables; solo este mes debieron sacar de las aguas unos nueve chinchorros y mandingas impregnadas de petróleo. Los motores y las embarcaciones también llevan su parte y en muchos de los casos las pérdidas son totales. Para un pescador un equipo de bote, motor y chinchorro sobrepasa los Bs. 15 mil.

Quieren lo suyo

A diario el joven Áñez debe acomodar un tobo lleno de gasolina y jabón para medio sacar el crudo impregnado en las lanchas; trabajo agotador que no tiene indemnización.

lacifraversionfinalSin embargo, estos trabajadores luchan por conseguir una compensación de los equipos dañados, para poder continuar con su labor artesanal.

Integrantes del Consejo de Pescadores del sector Paraíso, El Bajo y San Benito se reunieron para conocer las necesidades, carencias y pérdidas que han tenido producto del desbordamiento del también llamado oro negro.

Los representantes del consejo se reunirán en la torre Miranda de la estatal petrolera, para buscar soluciones, compensación y resarcimiento ante los daños ocasionados, a lo que ellos llaman un mal de años por las malas operaciones de la empresa.

Uno de los voceros contó que no es una sola rotura que existe en las tuberías de la planta de Lago Medio, existen otras ubicadas en el bloque 1 de la estación UE2 de Bajo Grande, que mantienen la continuidad del crudo en las costas, no solo de San Francisco, sino de la Costa Oriental del Lago, Maracaibo y la Cañada de Urdaneta.

En espera

Los afectados por este derrame manifestaron que Pdvsa debe dar respuesta inmediata a los dos mil 500 ambientalistas de la zona para que inicien las labores de limpieza, de lo contrario se estaría hablando de una crisis y paralización del sector pesquero de la zona.

La necesidad

Willian Barboza, pescador de la zona dijo que la necesidad por llevar el sustento a su hogar lo llevan a arriesgar sus herramientas de trabajo; se lanza a la búsqueda de los peces, a sabiendas que podría perder su motor y sus redes.

“Que podemos hacer si de esto vivimos y si nadie hace algo debemos salir a combatir las adversidades”, recalcó el trabajador de la pesca.

Otros cansados de esperar ayuda, agarran sus rastrillos y a pesar que la cantidad de petróleo esparcido en las orillas es descomunal, se dedican a retirarlo y evitar más daño ecológico.

Ni los perros, ni las gaviotas que se pasean inocentemente por las orillas se salvan del intenso crudo.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE