Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

“La crisis nos tiene que ayudar a inventar lo nuevo”

La educación tiene el compromiso de formar docentes con ganas de aprender. Los maestros deben motivar y aceptar a sus alumnos

lunes 29/01/2018
10:50 AM
  • Enmillyn Araujo/Ariadnel Pereda

  • versionfinal

  • Juan Guerrero

El docente Antonio Pérez Esclarín presentó propuestas para reformar la educación, a través del desempeño, motivación y conocimiento de los educadores, en el conversatorio: Venezuela necesita maestros de maestros.

Durante el encuentro, realizado en las instalaciones de la sede de Fe y Alegría, en el sector El Tránsito, Pé- rez destacó que el país mantiene posibilidades de desarrollo, si logramos convertir la esperanza en compromiso. “La crisis nos tiene que ayudar a inventar lo nuevo”, indicó el también coordinador nacional de la Formación de Educadores en la organización Fe y Alegría.

Los padres creen que todo debe enseñarse en las escuelas, pero los buenos valores de los niños son dados en el hogar, dijo Pérez

—¿Cómo un maestro puede ser feliz viviendo en la situación actual del país?

—La felicidad no consiste en lo que te sucede, sino en cómo asumes esa vivencia. El mayor problema es no tener la fuerza interior para enfrentarlo. Tenemos que desamarrarnos de las ataduras, miedos, traumas y complejos, porque solo los libres podrán liberar. Y eso no lo entiende el país, nunca construiremos democracia participativa con corazones aferrados al poder porque no se acabará la corrupción, y nunca construiremos la paz con corazones llenos de odio.

 —¿Por qué es importante la educación en el hogar?

—Los padres son los primeros y principales educadores, por eso se debe recuperar la familia, que es la transmisora de valores y antivalores. Hoy en día es muy difícil educar porque afuera impera la violencia, droga, especulación y el sicariato. Parece que todo estuviera hecho para matar la educación.

Sólo si los padres y los maestros nos unimos y empezamos a reconocer que nos necesitamos, podremos comenzar a educar a los jóvenes.

—¿Cuál es el impacto de la ideologización en la educación venezolana?

—El impacto mayor es que no se ha usado la educación para una formación humana, sino para proselitismo, para imponer la visión de un determinado partido político, donde lo importante es mantener la fidelidad de la gente y no asumir la educación como el proyecto de construcción del país que necesitamos. La ideologización es formatear las cabezas para que las personas no piensen por sí solas y que sigan los planteamientos que les imponen. Eso es la muerte de la educación, porque la educación no puede provocar la sumisión, sino la autonomía. Educar es ayudar a las personas a pensar, argumentar y entrar en un diálogo de saber de la diversidad, y la ideología te impide eso.

—¿Qué opina de las modificaciones realizadas al currículo escolar?

Las escuelas tienen que convertirse en reductos de vida, para que los alumnos se sientan queridos, valorados y aceptados

Antonio Pérez Esclarín Educador

—No han cambiado nada, porque se han impuesto reformas educativas sin consultar a los maestros. Estos mecanismos no contribuyen con la educación y están orientados a generar inseguridad y miedo en los educadores, quienes en muchas ocasiones no saben qué es lo que tienen que hacer.

 —¿Considera usted que los docentes venezolanos están bien formados?

—No lo están. La educación hay que entenderla como un proceso inacabado de formación. Como decía Simón Rodríguez: ‘Si terminó su formación solo signi ca que se le dieron los medios y aptitudes para seguir aprendiendo’. Hoy día donde los conocimientos te llegan como los yogures con fecha de vencimiento, el docente que ha dejado de aprender se convierte en un freno para el aprendizaje de sus alumnos.

El mayor problema de la formación actual es que no enseña a aprender, sino a repetir. Hay que pasar de la formación de aprender para repetir, a la de crear y proponer. Por eso, lo fundamental que tiene que hacer la formación inicial, es desarrollar en el docente el deseo y ganas de aprender. Hoy día las nuevas tecnologías te permiten grandes posibilidades formativas, pero si no desarrollas en el educador ese sentido de que necesita vivir aprendiendo, seguirá desactualizado.

—¿Cuáles son las cualidades que debe poseer un docente para ser considerado un “maestro de maestros”?

—Deben tener amor por su profesión y amar a sus alumnos como son. Siempre suelo decir y he trabajado mucho la pedagogía del amor y la ternura. Amor se escribe con “a” de aceptación, aceptar al alumno como es, mirarlo con los ojos del corazón para ver que cada uno es un tesoro. Los educadores deben estar atentos, escuchar y conocer los dolores, crisis y miedos de sus alumnos. Vivir con ánimo, tener siempre palabras positivas y descartar todas las palabras agresivas y descalificadoras.

Deben estar dispuestos a acompañar y a tener expectativas positivas del alumno. El docente tiene que disfrutar enseñando, para que los alumnos aprendan gozando, por eso hay que meter la alegría a nuestros espacios.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE