Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

Gerencia de LUZ debe trabajar en su rescate

La universidad debe mirarse hacia dentro para contrarrestar el impacto de la crisis. Autogestión es clave para su reactivación

sábado 07/07/2018
4:04 PM
  • Ma. Victoria Rodríguez

  • @VersionFinal

  • Alejandro Paredes Pérez

La Universidad del Zulia (LUZ) no puede ser un caparazón vacío. Es el alma de la sociedad zuliana, y en la memoria aún reciente del colectivo se mueven, como en un caleidoscopio, múltiples  imágenes de sus años de pujanza. Llegó a ser un mundo propio, con luz, color, ideas, propuestas, conocimiento, bullicio en los pasillos, vida. Una vida reconquistable.

La falta de recursos aleja a su población estudiantil y convierte en desiertos sus salones y espacios, sin que el equipo rectoral, decanos, consejeros, directores de escuela, profesores y estudiantes, reaccionen y promuevan acciones concretas para su rescate.

Quienes formaron parte de la Alma Máter estiman que, por ejemplo, se ha perdido la voz protestataria y crítica, armada de propuestas, contra los gobiernos de turno. Esa que caracteriza a las universidades venezolanas.

Werner Gutiérrez, exdecano de la Facultad de Agronomía, cree que más que comunicados del Consejo Universitario, LUZ debe unificar propuestas concretas para problemas que afectan a nuestra sociedad, entre ellos: las fallas eléctricas, la falta de medicamentos y el escaso presupuesto para invertir en las casas de estudios superiores.

“En crisis, todas las sociedades del mundo miran hacia sus universidades en búsqueda de soluciones, pero si la Universidad está callada o tiene temor a hablar, no se alcanzarán soluciones”, refiere Gutiérrez, quien periódicamente visita universidades públicas del país y se encuentra con ese movimiento que la Universidad tanto extraña.

Como ejemplo, destaca a la Universidad Central de Venezuela (UCV) y la Universidad de Los Andes (ULA), que enfrentan similar situación presupuestaria y con autogestión se mantienen en el ranking de las mejores universidades de Latinoamérica pese a ello.

“La Universidad del Zulia tiene que ver qué necesita cambiar, hacer un mea culpa, analizar. La crisis la indujo el Gobierno, enemigo de la universidad autónoma, es cierto, pero LUZ se ha dejado arropar. Ha perdido su autonomía de pensamiento”.

Gutiérrez recuerda que a finales de 2012 renunció a su puesto como decano. Llevaba 10 años y cuatro meses en el cargo y argumenta que tal hecho es nocivo para la institución y la persona.

“Le dije a LUZ que si en enero de 2013 no había elecciones me retiraría de mi cargo. Tenía dos períodos más un año y  cuatro meses. Eso genera continuismo y falta de propuestas, que es lo que hoy predomina”.

Gutiérrez, asesor del Instituto de Gerencia del Estado Zulia (IGEZ), recomienda renovar o rotar a  los directores de las dependencias centrales, como la Dirección Docente, de Personal, Transporte, Recursos Humanos y hasta Cultura.

“La Universidad Experimental del Táchira tuvo una iniciativa, hicieron elecciones. Un sector introdujo un recurso ante el TSJ y la universidad fue capaz de sortear el proceso impuesto por el Gobierno. Hicieron su propio reglamento, permitieron la votación de empleados, profesores, obreros y estudiantes en una proporción distinta a la que establecía el Gobierno, y se logró”.

Impulsar cambios María Isabel Bustos, profesora titular en Trabajo Social, coincide en la necesidad de efectuar elecciones. “En tiempos de crisis se debe transformar todo, no solo las universidades. Me consta que algunos decanos ponen recursos de sus bolsillos, pero tantos años en los cargos agota”, comenta quien fue directora de escuela entre 2008 y 2012, cuando se separó del cargo tras expirar su periodo.

Para Imelda Rincón, rectora de LUZ entre 1988 y 1992, el problema no es la dirigencia, sino el contexto. Resalta el desgaste de las autoridades y también rescata los procesos eleccionarios. Reconoce que algunos decanos, directores y autoridades pasan temporadas fuera del país. “La Universidad requiere dedicación exclusiva. La gerencia exige presencia, salvo excepciones justificadas”.

Rincón cree, sin embargo, que hay margen para reaccionar. “La gerencia, al fin y al cabo, genera cansancio. Hay limitaciones y además se debe cumplir con las normativas existentes. Todo eso afecta el aspecto administrativo. Es necesario renovar procesos, hacer evaluaciones y aplicar nuevos estilos de gerencia. Hay que actualizarse”.

Ramón Arrieta, titular de Arquitectura, considera que la situación es multifactorial. Le parece difícil laborar con horario de contingencia y escaso transporte público. Añade que las dirigencias de la Asociación de Profesores Universitarios (APUZ) y del Instituto de Previsión Social del Personal Docente y de Investigación (IPPLUZ) están vencidas.

“Hay una crisis en el servicio médico. No hay seguridad social que garantice el bienestar del profesor y sus familiares”.

Para el exdecano, la Universidad ha perdido su capacidad de hacer trabajos de campo por el cerco presupuestario, pero considera que la gerencia está agotada.

“Seguimos en un discurso de buscar salidas que son pañitos calientes. La Universidad autónoma debería ser autogeneradora de sus recursos”.

Una muestra de lo que podría hacerse, aporta, es el trabajo que hasta 2010 ejecutaba la empresa rental Arquiluz.

Mediante contratos gubernamentales, restauró la Iglesia de El Moján, en la Guajira, y culminó la edi[1] cación del Rectorado Nuevo de LUZ. “Esto generó ingresos a la Facultad. Pero la poca claridad técnica durante trabajos con Carbozulia, dificultó el trabajo”.

Adalberto Zambrano, presidente del IGEZ, apunta que a nivel gerencial existen tres pasos que se deben seguir: Hacer una jornada de reflexión, diseñar un plan estratégico (creado por profesores expertos en el área) y ejecutar una agenda para el ya. “Cuando tenemos recursos limitados es necesario establecer foco porque los recursos irán a lo urgente”.

Mercadear el conocimiento. Esa es una solución en la que coinciden Gutiérrez, Arrieta, Rincón y Zambrano. Promocionar, mucho más, en el exterior los postgrados y doctorados, sería clave para obtener más recursos para invertir, y encontrar “después de las nubes, el sol”.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE