Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

Fósforo y nitrógeno afectan más al Lago que petróleo y excremento

domingo 17/07/2016
2:57 AM
  • Aisley Moscote

  • @versionfinal

  • Archivo

No son principalmente el petróleo o las aguas servidas. No. La principal herida del Lago de Maracaibo tiene que ver con el proceso de salinización, con los efectos del dragado. Envejece aceleradamente y los esfuerzos en su rescate se concentran en el 80 por ciento de las cosas que causan el 20 por ciento del problema, explica Luis Soto Luzardo, ingeniero y especialista en la materia, quien se apoya en una investigación basada en un modelo matemático que en los 90 realizó el Instituto Danés de Hidráulica.

datosversionfinalEl estudio que hicieron los daneses arrojó que el primer problema del Coquivacoa es el exceso de nutrientes y la falta de oxígeno, refirió Soto Luzardo en visita a Versión Final. El investigador se confiesa harto de que se destaque de manera aérea lo que sucede, sin ir al fondo real del problema. “No basta que los mejores centros de investigación internacional den una mirada y descubran el problema, basta con una opinión de alguien que dice ser científico, pero no hace ningún estudio ni dice cuál es la solución al problema”.

Los europeos se basaron en un modelo matemático que está entre los mejores del mundo: “¿Qué pasa con el Lago si seguimos sin hacer nada?, ¿qué pasa si volvemos a la situación de antes de existir el Canal de Navegación?, ¿qué pasa si nosotros hacemos todas las plantas de tratamiento habidas y por haber? No supimos y solo logramos alterar el problema”, agrega.

El derrame o los derrames de petróleo que activan las alarmas de los pescadores, ambientalistas y dirigentes políticos actualmente, registran un impacto menor, a decir de Soto Luzardo, quien destaca: “El verdadero problema del lago es que la gente no conoce qué es un lago, cómo es su sistema. Lo que está aquí, a la vista de todos es el estrecho. Conocemos como lago lo que tenemos frente a Maracaibo y resulta que eso es solo el estrecho y el Lago propiamente dicho es de La Cañada hacia el Sur. Es el Lago, estrecho, bahía, golfo y entre los cuatro conforman el Sistema Maracaibo. A veces confundimos lo que pasa en el estrecho, con lo que pasa en el Lago”.

Y desde esa premisa, el también miembro del Centro de Ingenieros del Estado Zulia, (Cidez), refiere que la bahía de El Tablazo tiene una profundidad promedio de entre unos dos y medio a tres metros. Eso constituye una barrera natural que separaba el agua del Golfo y el agua del Lago. El Golfo y el Lago tienen más o menos la misma superficie. “Son como dos tanques que puedes tenerlos conectados por algo. Cuando construyeron el Canal de Navegación le metiste un tubo que tiene dos cuadras y medias de ancho y edificio de cinco pisos de alto. Ese tubito se metió ahí y conectaste el Golfo con el Lago y salinizaste el Lago”. Eso sí generó el mayor problema del inmenso cuerpo de agua.

datosversionfinalLenin Herrera, presidente del Instituto para el Control y Conservación del Lago de Maracaibo (Iclam), entre 1994 y 1999, declaró en su momento que la ausencia de oxígeno es producto de la salinización excesiva y el dramático cambio que ha sufrido su proceso natural de manejo de nutrientes.

La salinidad en el Lago cae en forma de estratos, refiere Soto Luzardo. No es una salinidad homogénea que se sumerge a fondo, sino que va creciendo en superficie en el fondo. “¿Qué importancia tiene eso? Que entre más baja al fondo, más salina es el agua y entre más salina, es más densa y esa densidad impide que el agua de la superficie y la de fondo se mezclen. ¿El resultado? Todo el verdín que tiene el Lago se debe al exceso de materia orgánica causada por la masificación de los nutrientes.

En su conversación, Soto Luzardo cuenta que el Lago cumplía un proceso natural de eliminar nutrientes. “Nosotros se lo quitamos cuando impedimos que el oxígeno llegara a la descomposición de la materia orgánica. Cuando la materia orgánica se descompone y se descompone en presencia de oxígeno, el nitrógeno, por ejemplo, va a la atmósfera, mientras que cuando se descompone en ausencia de oxígeno, termina en una descomposición de ácido sulfúrico, que a su vez es tóxico”. Hoy, el estuario tiene entre el 22 y el 30 por ciento de su masa de agua perdida para la vida animal, sostiene.

Soto Luzardo explica que se registra un proceso que se denomina eutrofización (final del ecosistema), es decir, de exceso de materia orgánica que va al fondo del Lago para descomponerse.

Fertilizantes, bajo la lupa

El especialista estima, con base en la referida pesquisa, que unas 69 mil 400 toneladas de nitrógeno y 14 mil 450 toneladas de fósforo son responsables de un proceso demoledor, causado por la salinización. Son varios los pasos a seguir, entre ellos la recuperación y activación de las plantas de tratamiento, pero se re ere a uno inicial y determinante porcentualmente.

datosversionfinal“La atmósfera, en nitrógeno, aporta 15 mil toneladas, esto hace más del 80 por ciento. ¿Cómo matas eso? Acabando con las cianobacterias para que no se filtre el nitrógeno de la atmósfera. Ahora, hay que cortar el ingreso de fósforo hacia el Lago y resulta que el gran aporte del fósforo lo dan los ríos”. La subregión Sur del Lago con los ríos Catatumbo, que nutre del 60 por ciento del agua dulce, y el Santa Ana, con 20 por ciento, acercan la mirada al problema.

“¿De dónde viene ese fósforo? De los fertilizantes, de la actividad agrícola, una actividad agrícola que desarrollamos sin ninguna educación del agricultor que la tenemos que tener, que atraviese la conciencia, de qué hago yo con mi actividad agrícola para poder preservar también el ambiente, en este caso el Lago”.

¿Cómo se reduce el fósforo? Transformando la agricultura, responde y acentúa: enseñando a sembrar, a usar fertilizante, a cuidar eso, pero además es necesario hacer una galería de bosques, de la vegetación que siembran a lo largo del curso de un río porque son un retenedor de los nutrientes.

“Los humedales los desaparecen porque los llenan de arena para sembrar y, ¿para dónde coge todo? No tienen para dónde hacerlo. Lo único que pueden es ir a los ríos, porque lo que lo puede retener no lo retiene porque lo ha acabado el hombre con la agricultura”, denuncia.

Por los ríos entra más del 90 por ciento del nitrógeno y fósforo que envejecen al Lago. Por las aguas servidas y otras descargas puntuales ingresa el 2,5 % de los nutrientes. Por el aire entra el 15%. “¿Dónde está el problema? En la gran cantidad de nutrientes que entran por los ríos”, refuerza y muestra cómo el ingreso de aguas servidas, si bien afectan al estuario, no son el corazón de su problema.

Deforestación

datosversionfinalLa falta de planificación y control de parte del Estado e instituciones tienen un rol particular en lo que sucede. La academia es igualmente corresponsable silente del desorden. Según Soto Luzardo, la deforestación en la frontera agrícola del Sur del Lago es un factor altísimo que incide en la contaminación lacustre.

“Quizás estoy exagerando, pero se acabó la vegetación alta porque el que va a sembrar pasto acaba con la vegetación alta y ahí van los animales y dónde se hizo un programa en los años 70 y se invirtió en diques, canales y todo para tener cuatro vacas en una hectárea, se perdió el esfuerzo. Ahora, tú tienes en el Sur del Lago, casi el promedio del país, una vaca por hectárea. Pero, para tener dos millones y medio de vacas que tenemos en el Zulia ¿cuánto tenemos que deforestar con ese uso del ambiente?”.

La explicación lleva incluso al impacto que producen las lluvias, pues la vegetación sirve de amortiguador de la caída del agua. Comenta que el agua cae poco a poco y penetra el subsuelo y llena poco a poco el acuífero.

“Cuando no llueve se alimenta de agua al río por la vía del acuífero. Cuando acabas con la vegetación y como hacia el río va, empieza a correr, a lavar ese suelo, lava el suelo, con él se lleva el sedimento y los nutrientes, que los ha utilizado el agricultor en el proceso agrícola. Muchas veces no tiene el manejo adecuado de los fertilizantes y, me pregunto, ¿dónde está el rol del Estado para ser más productivo y menos invasivo?”.

Y sentencia Soto Luzardo: “¿Cuál es el peligro que tenemos ahora? Que el Gobierno ha dicho que tenemos que producir y todo el mundo se cree con derecho para acabar con la naturaleza”.

datosversionfinal

 

 

 

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE