Estudiantes de LUZ tienen mes y medio sin proteínas

Nuevamente vuelve el hambre a los comedores de la Universidad del Zulia (LUZ). Las proteínas no aparecen y los estudiantes foráneos son los más afectados por la situación. Esta ausencia de carne y pollo fue causa de diversas protestas en el 2016.

Ayer, volvieron a salir a las calles. Cerca de las 11:00 de la mañana cerraron la avenida Universidad a la altura de la Facultad Experimental de Ciencias, diagonal al Cuartel Libertador. No hubo rebeldía ni cauchos quemados pero sí indignación. Las mesas del comedor Central de la casa de estudios fueron la piedra de tranca para los vehículos.

Enderson Herrera era uno de los presentes en la tranca. Es miembro del Centro de Estudiantes de la Facultad Experimental de Ciencias y la voz de sus compañeros, dice que la sopa que sirven en los comedores parece agua con sal, a la par de eso en las bandejas de aluminio colocan ensalada y arroz, con lo que deben pasar el resto del día los universitarios.

Algunos no desayunan. Se enfrentan a la cola frente a los comedores y al entrar se encuentran con las migajas en su plato. Así tienen un mes y medio, padeciendo.

Comprar un almuerzo por fuera les saldría en 5.000 bolívares, mínimo; sin contar el pasaje. El estudiante proveniente de otras tierras es el que más sufre.

Román Quintana estudia Comunicación Social. Dice que muchas veces siente que está sin fuerzas para seguir. Ya estudia el quinto semestre y no quiere dejar lo que considera su vocación. A las 4:00 de la mañana, sale desde Lagunillas para llegar temprano a la Facultad de Humanidades y Educación. Si no hay ruta de transporte el gasto pasa los 2.000 bolívares. Entra al aula de clases, presenta examen o hace algún trabajo. Al salir, en el mediodía lo que más quiere es almorzar, toma rutas internas y llega al Comedor Central, entre Medicina y Ciencias. El plato no le sustenta hasta las 6:00 de la tarde, cuando va de vuelta.

Carne podrida 

Moisés Montilla, consejero del Consejo Universitario, manifestó que hace mes y medio llegaron 6.000 kilos de carne podrida a la Universidad del Zulia.

“Le queremos decir al Gobierno nacional que nos termine de enviar la proteína y si les es muy difícil que dejen a los proveedores que nos surten de carbohidrato”, señaló.

Dicen que la carne fue devuelta por el Vicerrectorado Académico del alma mater y desde entonces no regresaron el envío.

El exhorto al gobernador Francisco Arias Cárdenas para que cumpla con el compromiso de ayudarlos con los alimentos proteicos no faltó. Esperan que tanto las autoridades universitarias como el Gobierno nacional y regional realicen acuerdos para cumplir de manera eficiente con esta providencia que afecta a uno 4.000 estudiantes que asisten a los comedores de los dos existentes en el Maracaibo, el de Cabimas y el de Punto Fijo.

A mediados del año 2016 los comedores universitarios se mantuvieron cerrados por falta de alimentos y de aires acondicionados.