Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

Estampida de docentes y estudiantes lleva a la quiebra a colegios privados en el Zulia

La educación venezolana se encuentra entre la espada y la pared. Las pequeñas instituciones pagas son inviables ante al crisis económica, una situación que incrementa la demanda de la matrícula en las decadentes escuelas públicas

lunes 30/07/2018
8:45 AM
  • Enmillyn Araujo

  • enmillyn_a

  • Archivo referencial

La pequeña Eva Sánchez, estudiante de primer grado, no pudo terminar su período escolar 2017-2018 en el colegio Biró, ubicado en la avenida Arterial de Ciudad Ojeda, municipio Lagunillas de la Costa Oriental del Lago (COL), donde su progenitora la inscribió. A tan solo un mes para el cierre de la año académico, en junio, la institución privada cerró sus aulas.

Dos meses antes, la directora anunció la clausura de la institución educativa luego de más de 11 años de servicio. La crisis económica, la migración de docentes y de estudiantes -tanto fuera del país como a planteles públicos- fueron los detonantes de aquella decisión que dejó a la deriva a más de 300 estudiantes de primer grado hasta tercer año de bachillerato.

Los maestros y profesores se habían ido sin previo aviso, se fueron del país. Solo llegaron a quedar dos docentes y unos 80 alumnos. La directora pretendía unir tres grados -primero, segundo y tercero; cuarto, quinto y sexto-, los representantes nos negamos. El Gobierno los empujó al cierre”, señaló Melisa Salas, madre de la estudiante afectada.

Quienes pudieron cancelar una nueva mensualidad finalizaron su jornada anual de educación en otro instituto. Los estudiantes fueron trasladados por gestiones de la máxima autoridad del plantel que se declaró en la quiebra. En mayo, fueron canalizados los cupos para los cursantes de bachillerato, y los de básica un mes después.

Me siento estafada porque yo pagué la mensualidad de junio, en el Biró, y no me la reembolsaron, cuando pasaron a mi hija a la otra escuela cancelé otra vez ese mes”, denunció Salas.

Karla Gómez, madre de una alumna de 5º grado, debe dar carreras para inscribir a su hija en otro colegio.

Ella tenía una beca de estudios porque su papá trabaja en Pdvsa, ahora me piden mucho papeleo para inscribirla, entre ellos, una carta justificativa en la que debo detallar porque la cambie de un colegio al otro, pero la directora del Biró apenas cerró sus puertas, se fue del país

Ambas alumnas asistían “sin dificultad” al plantel que se declaró en bancarrota, viven a más de 600 metros y no debían preocuparse por luchar con el deficiente transporte público y la escasez de billetes. Ahora el escenario es otro, el nuevo colegio queda cerca del centro de la ciudad y para llegar deben tomar dos carros –ida y vuelta- o caminar dos horas diarias.

Las representantes se niegan a inscribir a sus hijas en una entidad pública, argumentas que estas instituciones presentan muchas carencias: seguridad, infraestructuras en mal estado y déficit de maestros

Denuncias

Pedro Castro, presidente de la Cámara Venezolana de Educación Privada (Cavep),  anunció en mayo que la operatividad de muchas instituciones privadas para el año escolar 2018-2019 se ve amenazada, ante los constantes aumentos del sueldo mínimo anunciado por el Ejecutivo.

Han cerrado 20 colegios privados desde enero para acá por razones de que no pueden pagar el alquiler, cubrir la operatividad y porque no tienen personal”, destacó en Crónica Uno.

Damelis Chávez, secretaria de Educación en el estado Zulia, aseguró que ha recibido denuncias de planteles que han cesado sus labores en la región, tanto privados como públicos.

Sí, hay colegios que han cerrado, pero prefiero mantenerlos en anonimato porque estamos realizando un proceso legal y administrativo. Tenemos desplegados a nuestros funcionarios, citando a los directores de estas instituciones”, indicó a Versión Final.

Precisó que desde su despacho se mantienen alertas ante esta y otras irregularidades que cercenan el derecho a la educación de niños y jóvenes.

Caos educativo

Antonio Ecarri, presidente de la Fundación Casa Uslar Pietri, resaltó que más del 90% de los colegios en Venezuela “no funcionan correctamente, ya que la estructura de costos que establecen no les alcanza para mantenerse operativos, ante una hiperinflación que devora cualquier mensualidad aportada por los padres”.

Destacó que los colegios privados mantienen un déficit del 60% de profesores. “Yo mismo impartiré Historia en el colegio de mis hijos, y mi esposa estará como profesora de Ciencias antes la ausencia de pedagogos en esas áreas”.

Al principio, los planteles pagos oxigenaban a los públicos, pero el éxodo de estudiantes de la educación privada a gratuita se ha incrementado ante la dificultad de los padres de cancelar las matrículas, refirió Ecarri.

El colapso del sistema educativo venezolano es inminente ante el caos de las escuelas públicas y la inviabilidad de los institutos privados. “¿A dónde van a ir los muchachos, a la calles? Eso es gravísimo”, cuestionó.

Incremento de matrículas

Mariana Fernández, representante en el Zulia de la Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes (Fenasopadres), manifestó a este medio digital que no han recibido denuncias de planteles que hayan cerrados sus puertas, pero sí de algunos que han cambiado de propietarios.

Agregó que actualmente, se encuentran apoyando las distintas asambleas que realizan en los centros educativos a fin de establecer los nuevos costos de la matricula escolar, una situación que a su juicio es un desafío ante la hiperinflación e incremento constantes de los servicios.

Las escuelas privadas están tratando de fijar una matrícula para prever lo que pudiera ocurrir en septiembre. Es muy difícil imaginarse hoy lo que podamos vivir al inicio del nuevo año escolar, dado los precedentes de cómo se han desarrollado las cosas en el país”, manifestó.

La autoridad de Educación de la entidad  zuliana recalcó que los centros educativos pagos que incurran en el incumplimiento de la norma serán sancionados: cobren mensualidades exorbitantes sin previa autorización de la mayoría de los representantes; cierren sus puertas o exijan pagos en dólares

Nosotros hacemos las observaciones, si persiste la situación estamos en todo el derecho y deber de suspender a los colegios privados. El incurrimiento en la violación de la paz y tranquilidad educativa de los niños puede ser motivo del retiro de la licencia de la institución”, aseveró Chávez, quien denunció el acoso escolar al que han sido sometidos algunos estudiantes porque sus representantes no cancelan el bono en moneda extranjera.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE