La Escuela de Educación de la Universidad Católica Andrés Bello rechazó la suspensión de clases anunciada por el Gobierno nacional, como parte del plan nacional de racionamiento eléctrico.

«Vemos con mucha preocupación la toma de decisiones que impactan gravemente en el sector educativo sin reparar en las consecuencias de tales medidas», señaló la escuela en un comunicado.

En lo que va del año escolar se han suspendido las clases ocho días hábiles, cinco días de las elecciones parlamentarias y tres días por la crisis de electricidad a los que se suman dos días más por la prórroga del Decreto que mantiene la medida de suspensión de clases los días viernes del mes de mayo, expusieron.

Exhortaron a las autoridades del Ministerio de Educación a reconsiderar la medida y presentar la programación del esquema de recuperación de clases que involucre a los docentes, padres y representantes y a los propios estudiantes, reseñó Globovisión.