El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

El oeste de Maracaibo exige en subestación Caujarito cese de interminables racionamientos

Vecinos de la urbanización Villa Baralt, de la parroquia Francisco Eugenio Bustamante, consignaron un documento en la subestación Caujarito para pedir, al menos, que las horas sin electricidad disminuyan

El racionamiento eléctrico en la zona oeste de Maracaibo parece no tener fin.

Aunque en varias zonas de la ciudad, ciudadanos reportan que ha mejorado levemente el servicio, desde el pasado 7 de marzo, día en que toda Venezuela quedó a oscuras por más de cinco días, los habitantes de la urbanización Villa Baralt solo gozan de luz 12 horas diarias, en el mejor de los casos.

Cansados de los cortes fijos y continuos por más de seis meses, habitantes del sector, acompañados de vecinos de comunidades aledañas afectadas igualmente por el racionamiento, protestaron este jueves en la subestación eléctrica Caujarito, ubicada vía al aeropuerto internacional La Chinita.

Allí consignaron un documento avalado con cientos de firmas de los habitantes del lugar, ubicado en la parroquia Francisco Eugenio Bustamante, la más grande de Maracaibo y, por ende, la que más demanda genera.

“¡Estamos cansados, déjennos dormir en paz!, ¡Villa Baralt siempre a oscuras, soluciones ya!”, fueron algunos de los escritos plasmados en las pancartas de los protestantes. Piden que, al menos, las horas sin luz disminuyan a seis diarias, en bloques de tres.

Venimos acá porque ya estamos cansados de estar sin luz. Tenemos niños pequeños y personas enfermas en nuestra comunidad. Vemos que nuestro circuito es al que más castigan, mientras que el resto de la ciudad está iluminada”, expresó Marta Chacín, residente de la urbanización.

Los ciudadanos enardecidos denunciaron que el complejo habitacional cuenta con un Centro de Diagnóstico Integral (CDI) que no escapa de los racionamientos y ven con preocupación que el centro de atención médica más cercano preste servicio a medias por la falta de electricidad.

Alegaron que, en caso de presentarse alguna emergencia bien sea en el día o en la noche, es “imposible” que el paciente sea atendido allí.

Necesitamos electricidad en el CDI de Villa Baralt para los enfermos de la comunidad. Hay ancianos, niños y personas enfermas que necesitan tener el servicio para sus equipos, bien sea para terapias o bombonas de oxígeno para sus tratamientos”, comentaron.

En la misiva entregada a la administración de la subestación, exhortaron al personal de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) atender las exigencias planteadas. “Les pedimos por favor que se apiaden de nosotros”, reza la carta que fue recibida por una encargada de la institución.

La trabajadora dijo a la comunidad que “no haría falsas promesas” sobre el cumplimento de las peticiones pero aseguró que el documento no se quedarían engavetado. “Entiendo cómo se sienten pero este es un problema que nos está afectando a todos y es algo que se escapa de mis manos. Pero trataré de ayudarles”, comentó.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...