Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

El amor supera las barreras de la memoria

El Alzheimer no es impedimento para sentir afecto por los familiares y amigos. La ternura es una emoción esencial para el ser humano

sábado 30/12/2017
8:24 AM
  • Ma. Victoria Rodriguez

  • @VersionFinal

  • Archivo

Sonríe y besa a una de sus bisnietas mayores, aunque unos minutos más tarde no lo recordará. Se ve en la sala de una casa grande, rodeada de sus seres queridos; pero no se acuerda de su nombre, ni de quiénes son ellos. Para el cariño no se necesita reminiscencia.

Durante sus primeros 75 años de vida, María Aura Amaya se caracterizó por ser una mujer independiente y trabajadora: preparaba conservas de leche para su familia, hacía sanes y viajaba constantemente al Caletón, la finca de coco que heredó de su padre, en la Laguna de Sinamaica, municipio Guajira del Zulia.

Con dulzura y rectitud crió a sus nueve hijos, a quienes vio crecer y desarrollarse a nivel profesional y personal. También disfrutó de sus nietos y bisnietos. Nunca faltaban sus visitas a los hogares de sus consanguíneos.

El panorama comenzó a cambiar en el año 2002, cuando Aura mostró signos de una afección que ya invadía su retentiva. Se le di cultaba recordar la ruta hacia su casa, en el sector La Rosaleda, Maracaibo.

Los incidentes se reiteraban. Era necesario llevar a la matriarca a un especialista. Un neurólogo le hizo preguntas básicas, Aura miraba a su hija Estela Colina esperando que le otorgara las respuestas. —Tiene principios de Alzheimer —no dudó el galeno, luego de un exhaustivo estudio. Los descendientes no podían creerlo. En adelante, el camino hacia el olvido sería lo más duro experimentado hasta entonces.

Envuelta de estima

El amor que Aura recibió de sus seres queridos fue determinante para que lograra llegar a los 89 años. Anabell Pérez, especialista en psiconeurolingüística, desglosa el significado de la palabra “amor”. Explica que el vocablo “a” se traduce como “sin”, mientras que “mor” quiere decir “muerte”. “Etimológicamente, signi ca entonces ‘falta de muerte’ y eso es porque cuando los humanos nos unimos le damos sentido a la vida.

El amor es salud y armonía; es sentirse bien consigo mismo y con los demás”, comenta la también psicóloga. Contrario a los casos de otros pacientes, el Alzheimer no progresó drásticamente en la viejita de abundante cabello color blanco perla; su vida terrenal se extendió durante 14 años después del diagnóstico del padecimiento. “El amor a las personas adultas es muy importante; es una inversión porque el día de mañana te mantiene en salud y armonía”, señala la especialista.

 

Una cura poderosa

 

Pérez recuerda que quienes se han dedicado a estudiar los factores que originan el Alzheimer suponen que esta enfermedad mental se desencadena producto de vivencias que se desean dejar atrás. “Es bonito que exista alguien que no deje que la otra persona olvide lo que es el amor y cómo se siente, aun cuando esta no haya querido recordar algunos eventos de su vida”. Aura vivió fuertes duelos.

Su hija Elvia Colina recuerda que decía que le afectó la muerte de su padre, Miguel Ángel Amaya, quien sufrió un infarto fulminante. También la marcó no poder mantener a ote la granja que le dejó su progenitor, y que el monte y las tempestades del tiempo invadieran esas tierras. “Mamá quería mucho a su padre. Siempre lo nombraba, aún después de sufrir la enfermedad, ella lo llamaba”, expresa Elvia Colina.

Para ella ese es el mayor ejemplo de amor: guardar en el alma a los seres queridos.

 

El eslabón de la familia

 

María Eugenia Angulo, una de las nietas de Aura, manifiesta que su abuela supo ser para ella una segunda madre. “Estuvo presente en mi graduación, matrimonio y pedida de mano. Compartió conmigo en la mayoría de mis cumpleaños. Recuerdo que me enseñó a preparar el arroz y los guisados, antes de casarme; sobre todo me enseñó valores y a ser responsable”.

Xiomara Colina, la tercera de las tres hijas de Aura, dice que su madre es para ella lo más grande del mundo. “Es el ser que me dio la vida. Me enseñó todo lo necesario para enfrentar el futuro y salir adelante”.

Estela dejó su ejercicio como trabajadora social para dedicarse al cuidado de su mamá. La intención era que nunca pisara una casa para adultos mayores. “Yo me muero si meto a mamá en un asilo”, repetía constantemente. La lealtad es otra manifestación importante de amor.

 

Capacidad del hombre

 

Anabell, experta en el carácter humano, indica que la posibilidad de amar está presente en toda persona.

Asegura que se ama de formas distintas, según lo que el contexto le enseña a cada individuo. “Hay que dar mucho amor a quien lo necesite, así pensemos que la persona no lo esté captando. Lo que se da con bondad, así se recibe”.

 

Amor eterno

 

Fidel Ángel Colina González, capitán de Altura (Armada), fue el esposo de Aura Amaya y su compañero desde el 6 de diciembre de 1947. El marinero falleció en enero de 2011, producto de complicaciones renales. Durante su tiempo de vida se mantuvo junto a su esposa, apoyándola en sus olvidos y recordándole la historia de amor que los unió. “La palabra pareja significa ‘un par que es muy feliz junto’.

Si el señor Fidel estuvo siempre con ella, evidentemente la mantuvo en felicidad. Las endorfinas sanan; el amor nos hace humanos. Al momento de acompañar a un enfermo, lo sana aún más”, afirma la psicóloga. El pasado sábado 23 de diciembre, María Aura partió al encuentro de su amado Fidel. El Alzheimer, egoísta e invasor huésped, difuminó sus recuerdos; pero no las vivencias y sentimientos que atesoraba en su corazón, esas que compartió junto a quienes la quieren. Al amor verdadero no lo agota ni el tiempo, ni la distancia.

 

 

Las cifras

 

Unidad Clínica de la Memoria, situada en el Insituto de Enfermedades Cardiovasculares del Zulia, frente al Maczul, calcula que al menos 300 adultos mayores zulianos (de 55 a 65 años) presentan la enfermedad mental, así como también 200 adultos jóvenes (de 25 a 40 años).

EL Alzheimer es la perdida progresiva de una sustancia química vital para el funciona,miento cerebral: La acetilcolina.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE