Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

Condiciones del Sambil atemorizan a sus trabajadores [+Foto]

sábado 07/05/2016
3:15 AM
  • Jimmy Chacín/ Fotos: Karla Torres

  • @versionfinal

  • Archivo

El rostro humano del Sambil Maracaibo no deja de estar preocupado, presagian un camino duro y engorroso. Lo sufrieron durante toda la semana con el cierre, ahora en la reapertura desde este jueves, las caras tristes de los trabajadores sobresaltan de los mostradores y vitrinas.

No hay destino cierto para los 2.500 empleados que allí hacen vida. Empresarios aseguran que han tenido que salir perdidasde la mitad de ellos para poder seguir abiertos. Las constantes fallas eléctricas y los cortes programados han sido la guillotina para el bolsillo del empleador, pero el viernes pasado la ejecución terminó por darse: Corpoelec los cerró.

La decisión fue tomada debido a que el centro comercial se pasó del consumo eléctrico permitido por la empresa eléctrica nacional. Juan Carlos Koch, gerente general del mall, indicó que solo les permitían operar con 900 KVA lo que les parecía “insuficiente” para un establecimiento que trabaja con 322 locales.

Temor
A siete días de haber bajado las santamarías, Adriana Semprún vive en carne propia la crisis. En medio de un Sambil distinto, donde calor empapa el rostro de propios y visitantes, la joven madre argumenta que tiene temor.

alexanderNo corrió con suerte. La nómina de la heladería 4D no la admitió como trabajadora. Sus dos meses de buen laborar no la respaldaron, son grandes las pérdidas y la empresa no la puede mantener como empleada.

“Soy madre soltera, tengo un hijo de año y medio, pero hoy me dijeron que no puedo seguir”, expresó observando a algunos visitantes que se encontraban agitando sus abanicos improvisados para apaciguar la temperatura del segundo piso.

Calor extremo
De ahora en adelante el Sambil trabajará sin aires acondicionados y bajo condiciones de restricción del uso de luces y máquinas de facturación.

“Si tenemos dos máquinas debemos usar una y solo se pueden encender las luces internas”, indicó Edrianela Finol, encargada de un local.

La preocupación por el destino del importante establecimiento arropa a los 2.500 empleados. Desconocen qué sucederá, pero le piden a Dios que mejore la crisis eléctrica en el país, situación que los mantiene en incertidumbre.

sambil calor KT version final

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE