Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

Chirrincheras “salvan la patria” a marabinos

Las Chirrincheras cobran 700 bolívares durante el día y después de las 6:00 de la tarde, 800. En líneas legales de transporte los carritos cobran desde 1.000, hasta 1.500 bolívares

miércoles 13/09/2017
1:38 AM
  • Paola Cordero

  • @VersionFinal

  • Iván Ocando

Son las 6:00 de la tarde y Oscar Fereira lleva media hora en la parada esperando un carrito de la vía de Socorro, en el Centro de Maracaibo. No pasan, o pasan llenos.

En medio de la desesperación por llegar a su casa, en San Miguel, camina unas cuadras hasta la parada “ilegal”, en la avenida Libertador, por Los Plataneros. Camionetas y camiones con cabinas enrejadas —conocidas como chirrincherassalvan la patria a los usuarios ante la escasez de unidades de transporte público.

Esta nueva modalidad transporta unos 13 pasajeros por viaje, sentados: dos adelante y diez atrás. El resto se cuelga de los barandales que les instalan como “banderitas”.

La línea ilegal de Socorro tiene unas 34 chirrincheras. Trabajan corrido hasta las 11:00 de la noche. Cobran 700 bolívares durante el día y después de las 6:00 de la tarde, 800. En la línea legal los carritos cobran desde 1.000, hasta 1.500 bolívares, según Lenny Fonseca, fiscal de la referida ruta.

“Nosotros estamos auxiliando a los marabinos ante la falta de carritos y buses. Somos prácticamente la única opción que tienen cuando no encuentran como irse”, comenta Fonseca.

En Las Mercedes, la Circunvalación 3 y 2; y La Limpia estas son las unidades de transporte que más se ven. Los choferes instalan un techo, banquetas y barandas a sus vehículos para hacer más seguro el traslado y que los pasajeros no aguanten sol.

Oscar se cuela entre el tumulto que intenta acomodarse en la cabina de una camioneta Silverado. Queda parado, colgando de uno de los tubos, pero quiere irse. “Prefiero irme así a que me agarre la noche en el centro”, asegura Fereira mientras se sujeta en el vehículo.

El déficit de las unidades de transporte público se acentúa con el incremento de repuestos y servicios automotrices. De las 7.000 registradas en la ciudad, según Erasmo Alián, presidente de la Central Única de Transporte, solo el 25%, entre 2.500 y 3.00 están operativas.

La ausencia de unidades se nota en las calles. Largas colas en las paradas, gente caminando y apenas unos cuantos carritos o buses que transitan. No hay de otra que las chirrincheras.

Jesús Hernández, pasajero: “En las líneas legales nunca hay carritos y uno lo que hace es llevar sol esperando. Prefiero irme colgando con tal de llegar a mi casa”.

Benemari Matos, usuaria: “Los hombres son los que se van colgando. Nosotras las mujeres vamos sentadas y seguras. Nos vemos obligados porque no hay carritos“.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE