Maracaibo, Venezuela -

Ciudad

Al marabino “se le va” el salario pagando pasajes

domingo 12/06/2016
4:27 AM
  • Isabel Cristina Morán/ Foto: Eleanis Andrade

  • @versionfinal

  • Archivo

En este momento algunos piensan que trabajar no es rentable. “Uno sale a trabajar y gasta mucho en pasajes”, le comentaba el lunes 6 de junio una maestra casi jubilada a su amiga, con quien iba de regreso a casa luego de la jornada laboral. Iban en un Metrobús de La Limpia-Curva de Molina.

El costo del pasaje se ‘come’ el sueldo que nos ganamos con todo un mes de trabajo”, responde la señora, quien limpia pasillos y salones en un colegio público.

lineasversionfinalUna operación matemática simple: un marabino que gane al mes quince mil 51 bolívares, sueldo mínimo, se monta cuatro veces al día en “carros por puestos” o autobuses para ir de su casa al trabajo y regresar pasadas las 6.00 de la tarde. El costo de un pasaje largo, a veces, es de 80 bolívares. Así que un empleado debe salir de su casa con, por lo menos, 320 bolívares al día.

Al mes debe apartar del presupuesto ordinario seis mil 400 bolívares solo para movilizarse al lugar donde se gana el dinero. De esos quince mil 51 iniciales le quedan ocho mil 651 para el mes entero.

El ciudadano promedio destina 50% de su entrada mensual a pasajes en transporte masivo: entre cuatro y cinco mil 500 invierte para movilizarse.

Cobran a su manera

lineasversionfinalMaría Luisa Palmar no tiene entrada económica fija. Vende chucherías a un costado del centro comercial Galería, en la avenida donde transita una de las rutas más concurridas de la ciudad: Centro-La Limpia-Curva de Molina. Cada día toma dos billetes de cien para ir y venir.

Al mes suman cuatro mil. “Podría ser más barato”, se lamenta la mujer, “pero los choferes de transporte público pocas veces cobran lo justo. Y ni cuento cómo están esos carros…”

Las tarifas establecidas por el Instituto de Transporte Colectivo Urbano (Intcuma) y acordadas con el gremio de transportistas son más bajas: 60 por un pasaje corto y 70 por un pase largo. En autobús, la modalidad es única: 60.

Caos, anarquía: en eso coinciden los usuarios.

En 1989, se comenzó a formalizar las políticas de transporte público en Maracaibo, a la par de la reconstrucción económica iniciada en el país. Era alcalde Fernando Chumaceiro.

Aquí hay 112 rutas. Cincuenta y seis tienen paradas en el casco central, de acuerdo con la Central Única de Transporte. Están identificadas por tradición, pues no hay letreros que la señalen. Las demás, son a juicio del chófer y el usuario.

Directivos de la Federación Bolivariana de Transporte sostienen que hasta inicios del año pasado el sistema de transporte regional registraba 900 microbuses y autobuses. Los carros por puestos eran más: 7 mil 843. En Zulia había en 2014 23 mil chóferes. En Maracaibo trabajaban 12 mil. Ni la maestra ni su amiga y ni María Luisa Palmar saben dónde están.

Problema de vieja data

Cuando en 1991 era alcalde Chumaceiro, se integraron políticas de transporte masivo. Un estudio de dos profesoras testimoniosversionfinaluniversitarias, Joheni Urdaneta (de la Universidad del Zulia) y Rosa Virginia Ocaña (de la Universidad Simón Bolívar) muestra la voluntad de los gobernantes de principios de los noventa para reconstruir el sistema de transporte en la ciudad.

El trabajo, titulado “Los carritos por puesto de Maracaibo: incongruencias entre objetivos políticos y objetivos técnicos en políticas públicas en transporte urbano” (2008), contemplaba un apartado de la Alcaldía de Maracaibo. Este dejaba por escrito la necesidad de integrar un único sistema de competencia de las unidades de tráfi co, además del ajuste de tarifas para asegurar la continuidad en el servicio y el mejoramiento de las vías.

Ya para entonces se denotaba que el problema era grande. El apartado seguía así: “Presentar la ordenanza de red vial, garantizar que las unidades prestarias del servicio cumplan con un mínimo de condiciones, remodelar y ampliar el terminal de pasajeros, iniciar la sustitución de carritos por puestos por microbuses, estimular la puesta en marcha de cooperativas de consumo, iniciar el proceso de reubicación de paradas en el casco central de la ciudad, establecer un sistema de control y verificación del servicio (…) y coordinar a través de la Alcaldía todas las iniciativas y soluciones propuestas”. También se habló someramente de la red maestra de transporte.

Pocos saben qué pasó con tantos proyectos.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE